Etiquetas

, , , , ,

La semana pasada nos encontramos con Dani, nuestra novia de octubre. No solo vino  su futuro novio, sino que vino con su hermana Maru y toda su famlia.

Maru se casó hace poco y parecía saber muchas de las respuestas a las preguntas que Dani tenía. Así que decidimos inaugurar “La novia real” con ella, quien nos contó sus búsquedas y nos dio consejos para el gran día.

Ambientación, salón y catering:

Nos casamos en Pilar, en un salón al que le agregamos unas carpas, porque hacía frío. Toda la ambientación se basaba en los detalles. Todo era blanco, recreamos un bosque en la nieve, había muchísimos arreglos de flores de papel, centros con ramas, las mesas parecían un picnic de invierno.

Vestido de novia:

Visitó 6 atelliers y casas de vestidos usados, bajó una app para su celular con miles de diseños y texturas y se probó 6 vestidos antes de decidirse. “Lo más importante para mi era estar cómoda, no quería tener calor, sentir que no podía moverme, tener miedo de que me pisaran el vestido o que se desarmara”. Su consejo: buscar algo que te quede cómodo, que te represente, que cuando camines al altar, te vean a vos usando un vestido y no un vestido usándote a vos. En mi caso, opté por un vestido al cuerpo, sin corset y con unos breteles anchos que tenían apliques en los hombros, eso hacía juego con el cinto y los detalles de la falda. Además, llevé el pelo recogido con un tocado de hojas pequeñas que también estaba a tono. La espalda era descubierta y la pollera era ligera, así que no necesité hacer malabares para bailar.

Para estar cómoda toda la fiesta, me saqué los zapatos después de las fotos y con mi marido nos pusimos unas zapatillas con nuestros nombres.

Rutina de belleza:

Tres meses antes, hice la prueba de make up y ahí me recomendaron que empezara a cuidar el cutis, así que me hice limpiezas y distintos tratamientos para dejar la piel perfecta. A diferencia de la mayoría de las novias, no tomé nada de sol y me cuidé mucho la piel. Me casaba en invierno, no quería estar tostada porque no era natural.

Tanto para el civil como para la ceremonia, quería tener un look distinto. No quería el tipico look “Natural” que llevan las novias. Eso es algo que recomiendo. Yo me maquillaba todo el tiempo para ver qué me gustaba y con qué me sentía cómoda. Finalmente usé un look con ojos destacados, pestañas protagonistas y mucho color. me maquillaron con tonos verde oscuro y un delineado un poco más jugado!

Invitaciones:

Eran muy sencillas, no queríamos hacer algo extravagante, distinto u original. Hicimos las invitaciones sencillas, blancas y sin detalles. Lo único que agregamos fue un mapa desplegable, con coordenadas para llegar al salón. A cada invitación le sumamos una llave por invitado, era un detalle muy linfo que los invitaba a “formar parte de nuestro día”

En el próximo posteo, vamos a contarte todos los detalles de la ceremonia civil y religiosa de Maru, el post civil, su luna de miel y todo lo que te interesa saber. ¡Stay tuned!

Anuncios